9.7.08
















.
..
:
:
;


Humo y Espejos



nos habíamos olvidado todo
habíamos empezado de nuevo
otra vez
pero esta vez iba a ser definitivo




pasó una vez y otra vez y otra vez más.
no tiene sentido que vuelva a pasar.

(pero pasa)




y cuando ya no pase
nos pasará
y nos habremos pasado a nosotros mismos.


mi aventura, mis líneas difusas trenzadas en la mano, mis contornos remarcados en tinta china...
mis dedos
tecle
ando
por este cable flojo
y
sin
red

4 comentarios:

La Flaka dijo...

"Todo pasa y todo queda,
pero lo nuestro es pasar,
pasar haciendo caminos,
caminos sobre la mar.
......
Caminante son tus huellas
el camino y nada más;
caminante, no hay camino
se hace camino al andar.

Al andar se hace camino
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar."

..................................

¿y cuándo el camino está trazado de antemano se puede elegir?

o sólo quedan los espejos y el humo gris.

"otra vez el mismo tango"

ese que llevo en la sangre tal vez, en la historia, ese que se parece a un código genético.
Casi igual, en un 99% con otros, pero... sutilmente diferente.

¡Qué bueno que haya este tipo de sutilezas! pensaba, mientras volvía el poeta a mis oídos...

"yo amo los mundos sutiles, ingrávidos y gentiles como pompas de jabón"...

círculos abiertos, cerrados, espirales de insomnio girando insesantemente.

..................................
Te dejo un beso con olor a mandarina y un dibujo de Miró, donde los colores hacen contraste y los círculos no son tan redondos como debieran serlos, jee!

Akasha Dulcinea dijo...

El espejo negro humeante... los abuelos mexicas lo llamaban Tezcatlipoca... lo opuesto a la luz (a Quetzalcóatl)... un Dios taimado en realidad, uno que ofrece inmortalidad pero en realidad es locura lo que hay en su oscuro rostro...

Una amiga hippie-mexicatl me platicaba que este espejo es una verdadera maravilla, te ayuda a ver el mundo oculto, el de los muertos... ¿será?, no lo sé, me distraje de la charla porque ella comenzó a acariciarme, jaja.


Que El Espejo Humeante De La Noche Te Comparta Su... (tú dirás qué deseas que te sea compartido).

Natasha dijo...

….maniquíes, escapando por los escaparates, contacto sintético, en el aura del desorden. intocable hoy. alerta simbolista de los sentidos, incautas caricias, donde la piel del otro nos dice hasta la saciedad y más allá de las pasarelas que estamos pasando de la tesis a la antítesis.

No tiene sentido que pasar pese (pero pesa) ¿y porqué? Porque sigues ahí, detrás de la cortina de los sueños, soñando que pasas, soñando con la noche del encuentro final.

se partió mi voz en trozos de tulipanes, mi piel fragmentada en infinitos pedazos de supervivencia. Sintiendo el aroma amoral, de aquella proximidad, de aquel anhelo de vivir en un tris a la muerte temprana

los labios de los obuses se han vuelto azules frente al espejo. Tus manos trenzadas, quebradas fueron pasando una vez más… sobre los recuerdos olvidados

balanceándose sobre la cuerda floja. ¿aún hay otros pesares que pasan sin derecho a pertenencia?

Aún sigo en el camino, inhabitable, íntima, escondida del odio. Ahora, en las sombras luminosas de la noche. Y: en el conjunto cada uno tiene su lugar específico y su modo de pasar. nadie es peor o mejor por ser diferente

te recuerdo. aún fresco, en los soles apagados, apagándote en sombras encendidas de mis amaneceres fríos

te presiento en días sin vida, sólo con antifaces, sobre nombres y el humo gris.


dejo que me beses para reconocer lo que es...

*******Lacónica******* dijo...

A veces tu ojo late
y late.
Late molesto.

Es fácil repetir "a veces"
y es que se repite.

Tu ojo con ritmo propio
desproporcionado.
Demasiado ojo para el cuerpo de siempre.

Es fácil repetir "siempre":
Un equilibrio que "siempre" se rompe.

Puentes quiebran: Ahí va
la mano con tumor
la boca con tos
la voz cargada de flema.

Qué vas a hacer
con el deseo de contener y ligar
"tus" partes, "tus" cosas, "tus" padres, "tu" amor, "tus" libros, "tu" techo y
"tu" Ojo titilante.

Contener un amor que ya no se sabe sentir.

Ni sabés qué sentís
y hablás
como si el sonido
tocara y detuviera
todo esto que escapa
y escapa.

Es fácil repetir "cae"
y "decae".

Morir del punto
que aprendés a querer
de estar nomás
un tiempito ahí.

El tiempito de amar
late y late

sin orden
ni concierto.






(qué hacés Arleqino
te linkeé en mi blog.

BESOS!)