22.6.08

hastío




Columbina se perdió en otro domingo sin sol.

una voz le aclaró desde el fondo de su ojos: el único verdadero amor es el primero.

como una cebolla, capas sobre capas, se desgajó a sí misma. lo intentó...
se internó en labios, ojos, sensaciones, plieges desgajados de pieles atentas, siempre atentas, los estragos del tiempo, los caprichos heredados, las defensas metidas en las miles y miles de mentiras que son mejores que declarar la nada...
la nada insistente
...que también miente!

(con lengua sagrada)
desangr
ad
a
:
.


una señora: querida, en la puerta hay un payaso que pregunta por Usted.

Arlequín, pensó ella.

Columbina: dígale que no estoy.

pero la señora ya no estaba, y el domingo se sentía solitario.
se chorr
e
aba
.
.





















y si del otro lado no hay nadie lo contruiremos. con pedazos de nosotros mismos. para no fenecer. para que no nos devore el pasado impasable. para que esta vida no haya sido desperdicios...
y de nuestra voz haremos voces sin cuerpo, irreconocibles...
que nos hablen, que nos cuenten cuentos, que nos conviertan en héroes
trágicos
contruiremos
con verdades robadas
con verdadres compradas:
libros.
dichos de los demás.
guerras privadas. y el fragor de la batalla concreta y real, contra nuestra mente, que cobija dentro, en un mítico centro imposible: a nuestra muerte.
a dientes y espadas afiladas, a martillazos chorreados en domingos de hastío y pan exagerado, a pura verdad encapsulada, donde no hay quién esperamos
/ni quién nos espere/
estarán nuestras voces
encapsulados vacíos
enmascarando ausencias
de pedazos
de lo que creímos que una vez estuvo.
/¿lo creamos?/

la punta del alfiler


...

lo llamamos amor verdadero
le construimos un altar
y a pedazos dentellados de nosotros mismos le ofrecemos muestras de fidelidad.






11 comentarios:

Arleqino dijo...

sangre chorreando las paredes... ¿vendrá del techo?
Columbina tiene los ojos extraviados. el sol está negro. la luna carmesí. los días pasan arrastrándose uno a otro. entre ellos se desliza el sentido estallado.
remontad
o
al origen de los tiempos que aún no sucedieron.
remontados a los agujeros que no vemos.

¿me ves?
¿quieres que juguemos ajedrez?

y en los marcos negros y blancos el abismo se desteje. y en el calor de...

subliminar a la pelea dentro de su cabeza,
latiendo en su cuerpo,
una puerta
que ni siquiera los payasos osan abrir.


el arlequín con la mano en el picaporte:

Akasha Dulcinea dijo...

¿Abrirás la puerta?

Mejor pregunta:

¿Atravesarás esa entrada?

Natasha dijo...

el mundo sangra
se desangra frente a ella
crepita más la muerte que la vida


¿Donde huir de tanta gente, de tanto pregón, de tanto hastío?


No hace falta -dijo él- aquí tienes esta mordaza que yo te brindo con amor
El calló y cayo… se fue tumbando poco a poco mientras dejaba de oírse su acallada voz… ella se mordió la lengua otra vez y auuuuuuullo

Ya no dijo más, ella corrió el pica porte y cayó también en un profundo silencio.

Aleja Gómez dijo...

Columbina se perdió el domingo... dentro de ella. fuera el domingo. el dominio de ella es más fuerte que el domingo, el de ella, tan pegoteado de nostalgias, de nuncas y jamaces, de gotas que gotean, de aceite derramado, de Columbinas, pobres Columbinas que no pudieron estallar a ese domingo...
Columbina
encapuchada.
una
y única.

yermandeluxe dijo...

PASA LA PUERTA YO AYUDO A DERRIBARLA

YERMANDELUXE

GRACIAS POR PASAR TU COMENTARIO ENGALANAN MI BLOG

Cristibel dijo...

Yo les propondría que se dejen de juegos y que sólo sean.

Siempre es agradable e interesante leerte. Lográs atraparme en la lectura.

Basquiat dijo...

y es que hay puertas que parecen imposibles y pensar que hay algunas que nosotros mismos las aseguramos y ahora no recordamos ni donde dejamos la llave.

Asrham Rayeuk dijo...

Miles de mentiras son mejor que declarar la nada, mentiras reptoras con tal de tener un poco de vida en esta soledad.

Sangre chorreando, no de las paredes si no del hueco de mi pecho por ese primer amor que jamas me amo.

Y como todos los domingos, Columbia se perdio, como todos los domingos en la iglesia con esos ripiqueteos, como todas las llamdas a misa el que quiera va y el que no, se queda perdido, que mas da

Intentar abrir la puerta, que aunque la adorne una enredadera muerta no sabemos que hay mas alla

Por que aqui solo quedo el dolor latente y un eterno payaso sin fuerzas, sin saber como levantarle un altar para no ser tan solo... una mentira falaz

Bravo como siempre Arlequino! Por cierto te deje un peque;o presente en mi blog, espero puedas pasarte por el.

Abrazos.

Arleqino dijo...

el amor es simple y a las cosas simples...
...las devora el tiempo.

Carolainnn dijo...

Y deja Arlequín la puerta entreabierta, esperando el paso de Columbina. Mientras una voz que andaba suelta en el aire le dice a Arlequín que la vida suele reírse de uno.
Y cuando Columbina lo entienda va a desarmarse como la cebolla, capas a capas de arrepentimiento (si es que tiene lugar).
Y uno anda construendo altres con flores al amor y cae
y
levanta
y pega
escupe y
patelea.
Llega la calma (que en algún momento llega)
Y vuelve en la tediosa pero bonita idea de constuir altares.

ChApArRiTa dijo...

"...y si del otro lado no hay nadie lo contruiremos. Con pedazos de nosotros mismos..."


=)