21.10.07

algún día...









dos, tres, ocho vueltas
2 5
si le preguntásemos por qué las da…
se le quedaría la mente en blanco
no conocen el significado de las palabras
conocen el significado de los hechos






seis, ocho, doce vueltas
678910 11
la leyenda cuenta que en una época muy remota –tan remota como nuestros días- la población entera vivía en un desierto
y con las vueltas se hacían espacio en la arena
la leyenda cuenta de que se trataba de una manada
y que al dar vueltas
se veía a los compañeros
se anoticiaba cada cual de su posición

se cuidaban
se ciudadanizaban


catorce, quince, quince y media…
13121415151515
y llegó el día en que el postulante quiso abandonar la manada
buscar su suerte
degustar otros gustos



...
.........................
..
....
..


había perdido el miedo
-nunca del todo-
y quiso absorber nuevos mundos

.........
...
.........
.
.
..
.
.

el zorro viejo, antes de que partiera, le dijo la única frase que le vino a la cabeza
como por arte de magia:
allí donde des tus vueltas antes de acostarte
allí estará tu manada…














....
...

..
..


........
.




.







dieciocho, diecinueve, veinte, veintidós…
…y si das muchas vueltas juntas te puedes cebar












y por mucho polvo que levantes...: la soledad te chupa los huesos




veinte, treinta, ochenta y cinco

y si las vueltas son centrípetas la memoria se estruja y sus dientes de púas nos desgarran
y si las vueltas son centrífugas…






















el olvido es la condición de la libertad

10 comentarios:

Arleqino dijo...

hay una memoria que no es nuestra memoria individual...


aún así,

la llevamos en nuestros huesos.











¿de qué se trata esa memoria?

algunas formas de evitar la muerte
algunas formas de evitar el olvido

charly garcía dijo...

somos como peces que están fuera del mar
fuimos tantas veces hacia el mismo lugar
todo el mundo quiere
todo el mundo quiere olvidar

La Flaka dijo...

hay algo que me da vueltas pero no sé bien qué es.
un aliento que me en-vuelve
y re-vuelve mi memoria

algo que me dice que no estoy sólo
aún cuando lo estoy

eh visto a los tigres dar vueltas en una pequeña jaula de zoológico,
atascados, desesperados, tal vez buscando la mirada de algún compañero, que hoy como ayer no va a llegar.

¿cuántas vueltas serán necesarias para no llegar siempre al mismo lugar?




"y si las vueltas son centrípetas la memoria se estruja y sus dientes de púas nos desgarran
y si las vueltas son centrífugas…


el olvido es la condición de la libertad"



¿a cuántas revoluciones mi amor querés volar?

pescador dijo...

estimado
akasha dulcinea me ha traido y para mi sorpresa para volver, intersantes sus texto, sus fotos-poemas y su volon en general, saludos desde el norte decadente
salud y A

Arleqino dijo...

pescador: los amigos de la condesa Akasha son aqui bien recibidos.
tu también tienes un sitio más que interesante.
mi amigo
bienvenido!

FÉLIX LOBOS dijo...

"por mucho polvo que levantes...: la soledad te chupa los huesos ...
el olvido es la condición de la libertad"
y caemos, insignificantes, a la nada.

Salud... nos leemos...

Anónimo dijo...

hace mucho que no paso por aqui...
me regocija encontrarme con tus profundidades......con tus relatos armonizados.... con tu laberintico espacio.
sentis, como se sienten las cosas oscuras, entre el alma y el sueño...
LILAS.

Gabu dijo...

¿"el olvido es la condición de la libertad"?

Sólo podría afirmar sin certeza alguna más que mi instinto amnésico que me aferro a cierta fe oculta para no saber la verdad...

TE DEJO UN LARRRRRRGO BESOTE,MI QUERIDO ARLEQINO...
Y te obsequio un puñado de cenizas,de las cuales tal vez logre renacer...

Arleqino dijo...

gabu:

la verdad no es otra cosa que ese vacío a partir del cual se construye la memoria.
¿la libertad?
poder jugar sin juzgar (esto es esto, esto es lo otro), es decir: olvidar.








estamos hechos de prejuicios y nociones robadas a un dios berreta que jamás termina de fundirse con nostros.

Celeste dijo...

Damos vueltas y vueltas alrededor de la vida, tratando de vivirla y de evitar que nos viva. La desgastamos con nuestros pasos y a la final sólo quedan círculos cerrados, porque para los abiertos, regresamos.

Beso celeste.