26.2.08






















5 comentarios:

Tania dijo...

ante todo la ele grande de la Luna
cuya luz ilumina cada faceta de su infancia, tantito escribes...

(me atrapas como tu complice)

…los infantes van repasando, pasando y pasando, como en su sueño han querido… todo va quedando atrás sin que se sienta… sin que se percaten del despojo, como en una curiosa fila india de elefantes, (mastodontes inmemoriales) sin que nada se interponga, sin ninguna esperanza ni ninguna tabla de salvación. ellos siguen, el camino se va haciendo al caminar, y al caminar el camino se va co- rompiendo

se sienten las pisadas de las hojas que poco a poco van cayendo sobre los pies que se cansaron de caminar, olvidados del tiempo que va pasando, que se va sintiendo que va pasando, aún para los ausentes o aquellos que apenas subsisten en su forzado exilio interior

la realidad aparente es tal como se presenta, una simple frazada que sirve para cobijar a los muertos… lo uno desde lo otro. pero bajo la piel late algo más, hay detrás de las mascaras un brillo genuino, cierta actitud indómita que empuja y avasalla pero que tal vez no todos descubren

una sombra en el viento desenmascara la realidad de su relatividad. Algo distinto se va sintiendo y no es que ya no se quiera lo que se amaba, es solo que pensamos en la posibilidad de algo más y que ese algo es diferente a la realidad existente.

quizás son cosas que vemos solo después que hemos muerto para la monotonía, y las cosas se ve que son de otra manera. Yo también soy una sombra de una sombra más brillante pero más tenebrosa, así soy como yo soy, una hija de la noche que gusta del claroscuro, del crepúsculo y de tanteos al peso de las tinieblas de la noche

amigo en este texto siento vibrar con especial fuerza tus recursos artísticos, donde se hace notorio que la bestia es más humana que su domador y más lista que su costodio

AkashA DulcineA dijo...

Los eslabones intermedios de la cadena evolutiva han desaparecido, sólo a través de la reconstrucción podrían conocerse. Las especies simples sobreviven pero no son la base de la evolución de las más actualizadas.

Hay una tendencia instintiva que se sustrae a toda modificación.

Psíquicamente todo se conserva de alguna forma y puede surgir en las condiciones convenientes...


Continuará... (siempre continúa la historia, no podemos escapar de los recuerdos)

Natasha dijo...

...querido Arleqino:

si hay algo que de verdad me gusta, es vibrar mientras voy caminando sobre la hojarasca de tus palabras....

gracias por tu visita, simpre llegas con tus musas exaltadas desvistiendo a los dioses papanatas y no te niego que me gusta tu desparpajo, tu técnica, tu genio teatral con su original prosaísmmo. Y me gusta leerte porque enseguida me quedo con los ojos vueltos hacia mi misma como cuando se cavila después de hallar el bien perdido

besos, deseo que pases un buen finde

naty

Andrea dijo...

Hola Arleqino

he regresaso de mis vacaciones y es primera vez que vengo a verte, te he conocido por intermedio de mi amiga Naty, quien me ha hablado de sus genialidades... y pues aquí estoy

Sabe? me gustan los muñequitos que aparecen en su post, preciosos yo tengo una colección de algo parecido y me encanta jugar a pesar de lo fornidita que estoy.

Bueno lo seguiré leyendo le dejo un saludo desde mi tierra pinolera y besitos

Andrea

PD: cuando lo desee charlamos

Ermita dijo...

Un elefante azul. Azul como las ilusiones, moviendo su cabeza de un lado al otro, como nosotros buscando esas ilusiones.
Un elefante azul que se desdibuja de a ratos y en la ambigüedad de sus límites declara lo que no está tan claro ni para él ni para nadie. Tal vez no quiere que nada ni nadie aclare nada porque la confusión es un refugio tan seguro como cualquier verdad, el caos un resguardo que no habla de desorden, sino de soledad.
Un elefante azul, celeste. Un elefante, tan sólo un animal