15.12.06

i pagliacci

“si pudiese vivir mi vida nuevamente tomaría exactamente las mismas decisiones que tomé. trazaría exactamente el mismo trazo.”

lo pienso sin pensarlo lo pienso en abstracto reviso mis emociones que no piensan en imposibles: no dejan de vomitarlos y de vomitarme en ellos.

el azar tejiendo telarañas…










Una habitación oscura. De la nada salta un payaso que se escapa a velocidad de resorte de su caja, de sus cuatro paredes, de su encierro eterno.
El payaso ríe, no deja de reír y repetir su risa, mecánicamente.
El payaso tiene un cuchillo en su mano, su boca pareciera estar pintada con sangre…












Había caído una lluvia muy intensa. De esas que dejan al cielo gris y roto, de las que dejan pedazos de recuerdos desprendidos tirados por todos lados.
Arlequín extraña a Colombina:
-puede que ella sienta lo mismo pueda que sienta algo pero diferente puede que haya colapsado mi campo neuronal que un misil haya penetrado en todas mis defensas puede que las cosas no sean como yo las pienso. puede que te puede te pudo una vez te podrá dos. se apoderará de ti absorberá tu cerebro como si se tratase de un jugo de mamá en ananá con dos sorbetes recién servido…
…pero también puede que esta vez sea distinto.





La ciudad es grande y está tan llena de mundos que a veces hasta estando al lado de otra persona se puede estar lejos.
Un colectivo llegaba desde el este y Colombina le extendía su brazo. Mientras tanto piensa desde su cárcel prefabricada:
-puede que lo ame puede que sólo sea un enigma para mí puede que no deba quererlo que no sea de mi talla que yo no sea de la suya… puede que no sienta nada que todo sea un espejismo que se cura con un baño de agua fría y realidad puede que me esté equivocando… puede que no pueda…



Así son las cosas.
Colombina estaba en una cárcel de espejos que por momentos habían dejado de reflejarla todos a la vez. Así fue que comenzó a sospechar. Era novia de un policía, el ilustre Pagliacho, el hombre del corazón inocente. En esta sospecha se sentía sola. Completamente.
Pagliacho sabía de cárceles y de trampas -era de lo único por lo que se había preocupado toda su vida-, y por eso él también había comenzado a sospechar de ella, pero solamente de las sospechas de ella. Para él no había nada detrás de ese horizonte circular que trazaba la sombra de Colombina a medida que giraban los días.

Por la noche ella hizo un agujero en la pared… y agujereó el tiempo.
Entonces fue cuando lo conoció a Arlequín, escapando de las circunstancias, evitando funcionalmente las utilidades funcionales, navegando en las risas que Pagliacho desconocía.




Arlequín está debajo de una luz azul que chorrea pensamientos:
navego y me pierdo en mis recuerdos. te saboreo y pronto descubro que hay otro universo detrás de lo que siento y no comprendo, detrás del vértigo y del cóctel desesperado de los estados de ánimo.
navego y comprendo tu universo, y te siento lejos, y siento la brecha, el barco en el horizonte a punto de ser tragado por un domingo pegoteado de aceite y memoria. navego y te siento distante.
se que no estás sola al otro lado de tu puerta, y se que Pagliacho es lo mejor para ti: es lo más funcional. sobre todo después de lo que me hiciste, ¡tú, áspid!... perra traidora…"





Colombina (vestida de blanco y negro, en medio de un tablero gigante de ajedrez):
-hay lugares que se dan y lugares que se quitan.
y cuando se trata de lugares es bueno tener uno asegurado, al menos para saber dónde va una a caer muerta de amor, así sea en el pañuelo de la pena de mis amores muertos…





Arlequín (con una boina al estilo Che Guevara):
-no voy a renunciar a mi mundo, pero incluso aunque quisiera no podría.
/van dos o tres mundos que dejo atrás. van cuatro o cinco en los que ya no me reconozco./
si por lo menos me dieras una señal más certera…
si quieres te doy mi mundo pero no me digas que no…




Colombina se pone auriculares
“te estoy hablando y no se si me escuchás porque no uso en realidad estas palabras mi mensaje está cifrado en un código que no comprendo pero seguramente estará en estas letras que lees, estas mismas, las que estás leyendo ahora. no dejo de enviarte señales que se escapan a mi discernimiento no dejo de recibir señales que tu jamás enviaste y encuentro nada y velos y mis propias señales en esas otras que no existen que yo pensé que me habías enviado y a las que estoy respondiendo en esta carta.
help!

necesito de ti…
… que no seas un alguien más ni un nadie más!”


La radio transmitía, el televisor decía más de mil palabras en silencio, cada uno de los otros pasajeros del colectivo y de los demás colectivos:
Un universo detrás del otro. Con puertas y ventanas que los comunican
/puertas y ventanas que repiten el mismo universo cada vez que las atravesamos…/.







Mientras tanto Arlequín se había transformado en el personaje de un comic vanguardista que se proponía como objetivo legalizar el incesto y la marihuana. En una de las pocas viñetas rescatables se apreciaba el siguiente texto:
“te sueño carne y quiero comer mis sueños. te sueño fantasma y mis noches son mi infancia frágil y vulnerable orgulloso y hambriento del menor gesto que desmienta mi desamparo: mi solitariedad empecinada. durante el día llegan flashes de la noche. durante la noche arden las heridas que produjo el día.”



Colombina venía de su clase de yoga. Le habían enseñado que si controlaba su mente ya no tendría malos pensamientos. Que si no fuese por los malos pensamientos las cosas sucederían de otra forma.
/y si las cosas sucediesen de otra forma ella podría dejar de tener malos pensamientos y de preocuparse por ellos…/
-que hubiese pasado si lo hubiese encontrado en otro momento si hubiese tenido puesto otro vestido que hubiese pasado si le hubiese sonreído en lugar de vomitarle su camisa que hubiese pasado si yo hubiese sido otra si no estuviese Pagliacho… que hubiese pasado si…

…los pensamientos se le enredaban en un laberinto de posibilidades.
/giraba su anillo de cansamiento alrededor de su dedo calzado en las raíces de su infancia infanticida./



Arlequín se miraba en uno de los charcos que dejó la lluvia. A su lado se sentó un mendigo. El agua se agitó y sus rostros se confundieron. Uno de los dos habló:
-Después de fabricar una lágrima ya nada sigue siendo igual. Hay un antes y un después de eso. Una es la imagen que se confunde con todas las que respondieron a ese tipo, el espacio en la memoria reservado a tal o tal otra categoría de personas. Pero ella ahora es dos, es decir que la otra -después del beso de las lágrimas- será un singular; ella a la que no puedes imaginar más que como a ella –aunque sea como tantas otras-. Y habrá otras después, que te recordarán a ella y en ella perderán su singularidad.
/y los caminos se habrán bifurcado… otra vez, en el laberinto-telaraña de los vínculos humanos y sus tiempos/
"Cuando suceden las lágrimas algo muere y ella ya no es parte de tu búsqueda. Es como si hubiese corrido el rostro, ahora está junto a ti, en ti, afuera, o del otro lado de la pared, o cerca, o lejos… pero es otra, ya es otra.




El televisor se encendió y Arlequín era un hombre con un traje marrón y un bigote:
-El mejor regalo para cuando te tengas que ir es dejar siempre una metáfora sobre la almohada. Una flor puede ser una metáfora de la vida y la muerte, pero no tenemos por qué ser tan drásticos ni tan obvios. Podemos dejar también un ratón vivo, que no deje de mover la cola chirrear roer corroer morder. Para que signifique por siempre y para siempre lo que ella significará a partir de ahora en nuestra vida.



Colombina ya había construido tres o cuatro paredes antes de conocer a este Arlequín. Ya en poco tiempo acabaría de construir una guarida perfecta. No quería que este ni ningún otro payaso fuera a destruir lo que tanto trabajo le había costado.
Se levantó y fue hacia el timbre. El colectivo estaba casi vacío. Dejó abandonado en el asiento un comic vanguardista (que quizás también era una metáfora).



Mientras tanto, un rato antes:
Pagliacho acomodó la banderita de bang! dentro de su revolver. Estaba a punto de entrar a escena. Vistió su traje de fantasía. Recordó a sus ancestros: payasos todos ellos. Recordó el dinero que había en la gorra cada vez que terminaban el espectáculo: monedas de gente que piensa que un espectáculo se monta así nomás, de la misma nada. Recordó la sonrisa de Colombina y los años de matrimonio feliz y tranquilo. En realidad no tan tranquilos, pero años al fin…

-¿Quién osa a quitarme mi joya más preciada? ¿Cuántos Arlequines más vendrán a repetir la misma escena? ¿Cuántos más pondrán las manos en ella sin merecerlo?
/¿Qué hice yo para merecer esto?
Yo, que soporté a su madre y a sus recetas de cocina, yo que trabajé en ti más de lo que lo hice jamás con nada mío…/


-… la gente está esperando el espectáculo. No hay que demorarlo más. La gente pagó por verlo, hay que darle a la gente lo que merece. Es lo justo. Vestir este traje –(el traje es gris, aunque parezca de payaso)-, pintar un fondo blanco en mi rostro, para que no se filtren las impurezas, sobre él una sonrisa para que los niños no se asusten -o para que no se note el miedo que les tenemos nosotros-, una sonrisa amplia, roja como la sangre que fluye a borbotones…

En el espejo un rostro triste en el que se dibujaba una sonrisa perfecta, que contagiaba su rojo:

-Ahora ríe, ríe Pagliacho, y que tu risa tenga ecos. ¡Hasta olvidar! Y si Arlequín se roba a Colombina ¡ríe!, si el dolor te envenena, si tu mundo ha estallado en pedazos tras caer y caer otra vez, si la última bofetada te quitó parte del maquillaje, si no entiendes ni quieres entender, si entiendes demasiado, ¡ríe!… Que la risa inunde al llanto atorado en el corazón.

/“y tras las lágrimas hay un punto sin retorno.
Esta Colombina que se hunde en este llanto es la única mujer, es todas, es la referencia de todas aquellas que a su imagen y semejanza no dejarán de rechazarme.”/





Explicación forzosa:
La bola blanca golpea a la roja, digamos que se trata de la bola A. Luego la bola A golpea a la B, la C y la D. Esas tres bolas a su vez golpean a la bola P, que a su vez rebota y vuelve a golpear a la bola C, y esta vuelve a golpear a la bola A, que a su vez rebota. Y bola con bola se golpean, consecuencias tras causas, golpe a golpe, jugada tras otra, y mientras tanto algunas bolas van cayendo…
/todas caen tarde o temprano./
Evidentemente, tenemos que concluir: la causalidad no existe, en la vida todo es casualidad, incluso el último encuentro, el fatal, no es más que un golpe de la suerte, un movimiento errado o acertado de potencias que juegan con nosotros por mero capricho.


Llegado a este punto, mi querido lector, quería brindar contigo para celebrar este instante. Las posibilidades se abren a raudales. Poco importa ese detalle. Incluso importa poco el mundo en el que estemos habitando tú o yo en este momento. Un encuentro está sucediendo:
¡Salud!













Sentado al borde de una fuente hay un mendigo. Acaba de tirar una moneda que alguien le acaba de dar: acaba de deshacerse de todo su capital.
/Quizás pidió un deseo. Quizás su deseo es estar desposeído y libre…/
La moneda dibujó círculos, entre ellos se veía el reflejo de Arlequín corriendo hacia la parada del colectivo.


-¿Y qué puedo esperar de ti? Así como te enamoraste de mí te vas a ir tras cualquier otra. Ni siquiera te importó que estuviera casada. ¿Cómo iría alguna vez a confiar en alguien así?
-¿Tu problema es que no confiarías en mí?
-Sí, no… quizás.
-¿Será que somos parecidos?


Y de estar entreverado en la multitud apareció Pagliacho.
-Me van a tener que acompañar todos a la comisaría, soy agente de policía.

Lo que siguió fue lo previsible:
yo no fui fue él yo no sabía sólo cumplo órdenes empezó ella no el que empezó fuiste vos ojo que no se escape de acá no se va nadie no hay que confundir libertad con espionaje la culpa es del otro lo que pasa es que vos…

bang!

…….
………….

………
……………………………….

………
..
.

.


En esta parte debería contar quién mató a quién, quién se quedó con quién, cuántos muertos accidentales hubo, cuántos estaban muertos de antes y toda esa gama de detalles que le hacen tanto bien al lector -sobre todo para no entender de lo que estamos hablando realmente-. Una vez resuelta la historia debería lograr que el lector emocionado salga a dar una vuelta, reflexione, mire el cielo, los árboles, la vida a su alrededor, luego se vea en un vidrio, casi por accidente, y entonces, el pensamiento reflexivo brota, y sería más o menos así: “tras haber leído esa historia tan bellamente contada, sobre las desventuras y aventuras del joven Arlequín, he comprendido que cada cual tiene que hacerse cargo de lo suyo; si hiciste tal cosa pagarás por esa cosa que hiciste, si hiciste tal otra pagarás tanto otro, en sufrimiento, en alegrías filtradas, en tiempo, en ausencias, en dinero efectivo, en dinero sin efectos”.
Cada cual tiene lo que merece.
Cada cual a lo suyo dice el dicho, y a mi me toca relatar esta escena sangrienta en la que el revolver de Pagliacho se hacía verdadero y liquidaba a dos o tres y a Colombina, y Arlequín como una sucia rata escapaba dejando ver que su amor era ficticio, y que Pagliacho era un verdadero héroe trágico, caminando en la cuerda floja de la resignación, en los residuos de la gloria. Y blablabla bla bla…
Es mi deber contarles.
Para eso los traje hasta aquí.
.
….
..

Pero esta vez no tengo ganas de hacer los deberes.
.
…..
..

Digamos mejor que A golpeó a B, y B a W, y W a X tal que X se hizo de un abanico de causas y efectos, y que por resultado intermedio, accidental, involuntario, dejaron que la bola ocho caiga en el hoyo…
Y el juego concluyó.







“…tomaría las mismas decisiones.”

Es una forma de decir, ¿nos entendemos?.

9 comentarios:

marie.y.su.mambo dijo...

Naaaah, en realidad nunca nos entendemos...Pero la verdad es que si hiciera un balance de todo, hasta el día de hoy, tengo más en las columnas de positivos que de negativos...Ja, y también volvería a recorrer los mismos caminos, de ellos aprendí, por ellos hoy soy lo que soy, cada uno tiene lo que elige...no lo que se merece, solo lo que elige...
Y lo más grandioso es que nunca dejamos de elegir, siempre perseguimos un deseo...
Y siempre podemos empezar nuevas partidas, aunque la bola 8 haya entrado, podemos empezar una nueva...A mi me gusta patear tableros de ajedrés, y empezar a jugar de nuevo, cuando el juego no me está gustando...Besos :D

Checha dijo...

Besotes y Abrazos de Feliz Navidad!!!!

Yreal dijo...

En la vida es lo que hay. No es es el destino, son las casualidades que se incrustan en el-la anima-lidad.
La excepcionalidad de lo cotidiano es que no nos suicidemos corriendo todos hasta llegar al abismo.
Por lo pronto parecemos mundos, mundos,mundos individuales. Pero nos repetimos hasta le cansancio, hasta la sa(u)ciedad. Nos inventamos razones de amor. Dónde menos hay. Deseo-demanda-deseo. Satisfacción-instatisfecha.

un abrazo

y

Que el año venga con todo lo que nos gusta, sea lo que esto sea

mas besos

Perséfone dijo...

Luego de varios muchos minutos de lectura,de líneas y entrelíneas, de imágenes, sueño, escena, absurdo, coherencia, mi bola rueda por la mesa tratando de entender su causa, su efecto.

Tantas prisiones, tantos colectivos. Esta telaraña de convencionalidades en la que vivimos. Tanto temor.

Mi amigo, que agrado leerte, no sabes cuanto. Mi abrazo cálido desde tierras frías.

Besos.

Gasper dijo...

Las causas de las casualidades y/o las casuales causas que nos modifican, nos vuelven nosotros mismos, nos transforman, nos llevan hacia un lado mientras decidimos otra cosa, o pensamos todo esto, o vemos que aquella nube tiene una forma conocida gracias a que en algún otro tiempo conocí esa figura (y reconocí a esa nube) y gracias a que el cielo no se encontraba completamente despejado, como tampoco desintegrándose en 843705631948296728475634185706342 gotas que caen directamente sobre mi cara por encontrarse casualmente mirando hacia arriba por causa de la lluvia o de la nube o de una tortícolis extraña.

ok, con esto quiero decir que si es verdad que dispongo de siete vidas, no creo que modificara mucho de ellas.
(o por lo menos de las tres que me quedan)

Te mando un abrazo con forma de un antiguo reconocimiento que me suena a no casual

Miguel dijo...

La muerte vive por todos lados
la vida vive con toda muerte de la mano por todos lados succionando toda vida toda muerte segun los debe segun los haberes...


Mum y pan dulce....

CILENCIO NO SE CALLA dijo...

"Evidentemente, tenemos que concluir: la causalidad no existe, en la vida todo es casualidad, incluso el último encuentro, el fatal, no es más que un golpe de la suerte, un movimiento errado o acertado de potencias que juegan con nosotros por mero capricho" . eso es bueno, pero los agnósticos verdaderos, podemos suponer,entre otras cosas, que sí, hay un titiritero que mueve los hilos de caskark de cada átomo, o no... buen blog y gracias por lo que me has dicho. buen 2007. y un abrazo en Cilencio.

AkashA DulcineA dijo...

Con tu permiso -o sin él- me perdí un rato en la escena...

¿Será como dejarse caer en un abismo déjà vu?

Quizás la historia aún me trae el aroma de las pesadillas, esas donde soy un bufón que al mismo tiempo es una virgen seductora que al mismo tiempo es el policía Pagliacho, que a fin de cuentas es todo lo mismo, porque al vaciarse los espejos, también se desvanecen las multiplicidades y la que sueña puede entender la unidad, el Yo que no se escinde...

¿Será efecto de las clases de yoga?

¿Será que la vieja pulsión de muerte sigue haciendo sombra?

Así, ya ni habrá fascistas con pistolas de juguete, ni esperanzas, ni reflejos, ni será algo ya visto...

No hay marcha atrás, odio los "hubieras" y el instante eterno no será el mismo, no se repetirá...

¿O sí? -mera pregunta retórica-.


Saludos a usted, Arlequín.

Natinat dijo...

Aspiro a besar tu única redondez.

Sí... esas maravillosas formas que la naturaleza creó
para el disfrute de los seres humanos hembras.

Esas turgencias que se relacionan directamente
con la proporción áurea de Leonardo y Luca Paccioli.

Redondeces como corazones brillosos
tálamos con copas luminosas.

Redondeces que esconden vidas.
Que tienen un interior pletórico de pequeños latidos,
y que significan mucho más
que la incipiente forma que mis labios definen.

Redondeces como las curvas de mi cuerpo.
Las formas maquiavélicas
que me enseñan que el fin justifica los remedios.
Los medios de tu redondez.
La mitad de mi deseo se esconde en la bisectriz de tu piel.

La belleza mística de una leve pulsión
desmedida tumescencia.
la pertinaz angustia de pensar
que el instante de la pasión se acabará de un momento a otro.

Natinat

PD: ¿es tuya la foto?